http://www.toppiezascoches.es
Málaga Digital

Multan con más de 3.800 euros a una vecina de Málaga capital por podar un ficus

 
Ernesto Díaz junto al ficus en el interior de su vivienda Málaga Digital

Álvaro G. Torreblanca | Málaga Capital

20/10/2017 00:14

Nunca antes un ficus había provocado tanta polémica entre un vecino y el Ayuntamiento de Málaga, y durante tanto tiempo. Y es que ya son cuatro años desde que comenzara la aventura administrativa de Ernesto Díaz y su familia, vecinos de la zona de El Tarajal.


Todo comenzó en septiembre de 2013, cuando este malagueño y su familia decidieron podar un ficus situado en una zona de propiedad pública, concretamente en la margen derecha del cauce del arroyo Pocapringue, junto a la vivienda de Ernesto.


Dicha poda se llevó a cabo para la realización de las obras en la vivienda situada en la calle Guadalquivirejo, en la que pretendían elevar la altura del muro que daba al exterior. De hecho, Ernesto reconoce que, en esta ocasión, “fue una poda más severa pero, según el informe del ingeniero agrónomo, el ficus no sufre”.


El problema aparece cuando una patrulla de la Policía Local, tras recibir una denuncia vecinal, se persona esa misma mañana en la parcela donde se encontraba la hermana de Ernesto, Inmaculada, y el jardinero que contrató la familia.


En marzo de 2014 llega la primera noticia del Ayuntamiento de Málaga en la que se le notifica la sanción administrativa de 3.855,44 euros tras hacerse efectiva dicha denuncia, en la que se pone de manifiesto que “una persona se encontraba podando dos pinos con una motosierra, a los que había cortado varias ramas bajas […], observando que también se había talado un ficus así como otro árbol que no pueden precisar ya que no quedaban restos del mismo”, algo que Ernesto desmiente. Este vecino asegura que el informe de la Policía no denuncia en ningún momento que se haya eliminado el ficus.


A partir de aquí comienza la batalla administrativa ya que la mayor damnificada en este caso es la hermana de Ernesto, Inmaculada, que se encuentra en paro y vive ahora con sus padres ya que tiene alquilado su piso para poder seguir pagándolo.


Pese a que son más de 40 años los que esta familia de El Tarajal lleva podando este ficus, Ernesto reconoce que tenían que haber solicitado una licencia para llevar a cabo dichas labores de poda, motivo por el que también fueron sancionados su hermana y el jardinero con una multa de 150,25 euros, y que abonaron en marzo de 2016.


La asignación de las competencias de esta parcela pública, colindante con la vivienda de Ernesto, también es algo que crea ciertas dudas para saber a qué administración corresponde la actuación pertinente.


Y es que, tras presentar un escrito a la Consejería de Medio Ambiente, dicho organismo autoriza, por un plazo de seis meses, a la “corta del árbol (ficus) existente”, ateniéndose al Reglamento de Dominio Público Hidráulico de la propia Junta de Andalucía. Al mismo tiempo, un informe del ingeniero técnico municipal confirma que “existe un ejemplar de Ficus elástica”, asegurando también que “el mencionado ejemplar se encuentra dentro del Dominio Público Hidráulico”.


En una de las últimas contestaciones a los recursos presentados, Parques y Jardines continúa solicitando los más de tres mil euros por “el ejemplar eliminado”. “Nosotros no hemos eliminado el ficus, lo hemos podado”, defiende Ernesto.


Tras el embargo de las cuentas de su hermana y el jardinero, Ernesto continúa con la batalla. “No queremos que nos paguen por daños morales, ni gastos de ingenieros, arquitecto, informes ni abogados,… solo pedimos el dinero que nos han quitado”.


Por otra parte, desde la Administración local ratifican los informes de la Policía Local y de los técnicos municipales. Según ha contado a este diario el director técnico de Parques y Jardines, Javier Gutiérrez del Álamo, “se podó de forma excesiva el ficus”. Gutiérrez del Álamo se basa en dichos informes de los técnicos municipales, quienes vieron “que había una poda superior al 80 por ciento del total”, por lo que “se considera el valor total del árbol”.


De hecho, desde el propio departamento municipal, advierten de que "para realizar la supresión de más del 50% de la copa del árbol o cortar ramas de más de 25 centímetros de diámetro, será necesario el informe técnico".


De hecho, el director técnico asegura que, con esta acción, “él mismo se ha generado un perjuicio ya que, al podar tan bajo el árbol, las nuevas ramas han crecido contra su muro. Él mismo ha generado este problema”.


Además, Gutiérrez del Álamo, es consciente de que "hay veces que cuando hay una poda excesiva, el técnico suele ser benevolente y al vecino no se le aplica la sanción pero, en este caso, quedaba el tronco y unos chupones. Ahora ha rebrotado, pero la estructura del árbol la rompió".


En cuanto a la titularidad y competencia, el técnico de Parques y Jardines ha querido aclarar que “el Ayuntamiento tiene competencia sobre todos los árboles que se encuentran en el término municipal de Málaga, ya se encuentren sobre dominio local, regional o estatal. Y, si hay una tala o daño excesivo, se aplica la Ordenanza.


“Este señor no es quién para podar un árbol público”, sentencia Gutiérrez del Álamo.




¿No tienes cuenta? Regístrate He olvidado mi contraseña

Aún nadie ha hecho comentarios. ¡Sé el primero en hacerlo!

X

Regístrate y da tu opinión en

Diario Málaga Digital

Debe contener al menos 8 caracteres, una letra mayúscula y una minúscula y un número He leído y acepto la Política de privacidad
X

Restablecer contraseña

Diario Málaga Digital